Mitos sobre vacunas

videos

COMENTARIO DE
LA DRA. VIERA SCHEIBNER

Audiencias sobre la vacuna contra la Hepatitis B


Blackheath 16.6. 1999

Estimada Srta. Pinkerton:

Encontré su nombre, el cual aparece como contacto, en la circular informativa referente a las audiencias sobre la seguridad de la vacuna contra la Hepatitis B realizadas el 18 de mayo de 1999, en 2247 Rayburn House Office Building?

Tal como lo indica el membrete de mi carta, soy investigadora científica titutar (jubilada) y desde 1986 me dedico al estudio de las vacunas y el Síndrome de Muerte Súbita Infantil (SIDS) en Australia. El punto de partida fue análisis de los respirogramas de los bebés realizados por el Monitor Respiratorio Cotwatch computarizado creado por mi esposo, ya fallecido, Leif Karlsson, quien fuera ingeniero en electrónica de nacionalidad sueca y residente en Australia. Fortuitamente, mientras registraba la respiración de una serie de bebés, muchos de ellos fueron vacunados y pudimos ver, en el transcurso de una hora, el efecto de la vacunación sobre el nivel de stress de la respiración en el registro impreso por la computadora. Esto me motivó a iniciar una pormenorizada investigación de temas relacionados con las vacunas, según lo publicado en revistas médicas tales como The Lancet, British Medical Journal, New England Journal of Medicine, etc. generando documentación acerca de la conexión causal entre una gran variedad de vacunas y reacciones serias, entre las que se incluyen lesiones cerebrales permanentes y muerte. Ciertamente las vacunas son la única causa más importante de la muerte súbita infantil.

Existe otro aspecto en los problemas de las vacunas: contrariamente a lo que se pueda haber oído, aún por parte de aquellos que demandan la interrupción de la vacunación obligatoria en Estados Unidos, las vacunas no previenen enfermedades. La supuesta y publicitada "erradicación" de enfermedades como la viruela y la polio, o la meningitis Hib es un mito que ya ni el estudio más firme en favor de la vacunación puede sostener. La viruela estaba desapareciendo, de hecho, las epidemias habían desaparecido décadas antes de que la OMS decidiera poner en marcha la campaña de "erradicación" final. También está documentado que las epidemias más grandes se han dado en poblaciones altamente vacunadas, no siendo así en aquellas comunidades no vacunadas. La viruela sigue apareciendo, aunque a una escala mucho menor, particularmente en países que sufren situaciones extremas como guerras o dificultades económicas como en Africa, India y otras partes de Asia (Nepal). El mismo factor que terminó con la peste bubónica, contra la cual no se ha realizado ninguna vacunación masiva, acabó con la viruela, sobre todo una alimentación mucho más adecuada, principalmente con mayores niveles de vitamina C en las poblaciones del Viejo y el Nuevo Mundo.

La polio no se ha erradicado con la vacunación, sino que se oculta detrás de una re-definición y nuevas denominaciones de diagnóstico tales como meningitis viral o aséptica. Cuando se probó la primera vacuna inyectable contra la polio en aproximadamente 1.800.000 niños de Estados Unidos en 1954, en el transcurso de 9 días se produjo una enorme epidemia de polio paralítica en los niños vacunados y algunos de sus padres, además de otras personas que habían estado en contacto con los niños. El Inspector General de Sanidad de EEUU interrumpió la prueba durante 2 semanas. Entonces los vacunadores acordaron una nueva definición de poliomielitis. La vieja definición, la clásica: enfermedad con parálisis residual que se resuelve dentro de los 60 días había sido modificada por: enfermedad con parálisis residual que persiste por más de 60 días. Conociendo la realidad de la enfermedad de la polio, esta excelente aunque deshonesta jugada administrativa excluyó a más del 90% de los casos de la definición de polio. Desde entonces, cuando una persona vacunada contra la polio contrae la enfermedad, no se le diagnostica polio, sino meningitis viral o aséptica.

Según una de las publicaciones del Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) de 1997, existen entre 30.000 y 50.000 casos de meningitis viral por año solamente en Estados Unidos. Fue allí donde todos esos 30.000 - 50.000 casos de polio desaparecieron después de la introducción de la vacunación masiva. También es necesario saber que la polio es una enfermedad creada por el hombre, que esas tan publicitadas epidemias han sido mal justificadas, puesto que estaban causalmente ligadas a una difteria intensificada y a otras vacunas administradas en el momento. Y hasta tienen un nombre: poliomielitis provocada.

La revista oficial de la Asociación Medica Americana (JAMA) en 1993 publicó que la caída en la incidencia de Meningitis Hib se daba en el grupo de niños menores de un año de edad cuando ninguna de las vacunas Hib estaba siquiera autorizada para ese grupo de edad.

Las recientes epidemias de meningitis en estudiantes universitarios de EEUU pueden estar claramente ligadas al cumplimiento de la vacunación contra sarampión, paperas y rubéola como condición para el ingreso a las universidades de EEUU. La incidencia de la tos convulsa se incrementó tres veces más después de 1978, momento en que los estados americanos individualmente comenzaron a exigir la vacunación, tal como lo demuestran las páginas adjuntas de Hutchins et al. No es necesario ser científico espacial para poder interpretar dicho artículo, desafortunadamente, solo basta con ser médico para no comprender sus propios datos. La medicina desarrolló un tipo especial de razonamiento absurdo, como el de que nunca se ha demostrado la relación causal entre la vacunación y las reacciones observadas, sin definir exactamente lo que considerarían evidencia de la relación causal, mientras que publican datos sin procesar que indican claramente la conexión causal entre la vacunación y el aumento documentado en la incidencia de las enfermedades. La revista oficial de la Sociedad Americana de Medicina (JAMA) publicó en 1992 que la incidencia de la tos convulsa, basada en los datos obtenidos en la admisión hospitalaria, es de hasta 126.000 casos por año en Estados Unidos. Este es, verdaderamente, el nivel pre-vacunación. Cuando se ensayaba la vacuna contra la tos convulsa acelular en Suecia, apenas se administraron las tres dosis de la vacuna a los bebés en estudio (es decir que se les dio la vacunación completa) éstos desarrollaron una enorme epidemia de tos convulsa. Se discontinuó el experimento antes del tiempo de prueba planeado de dos años. Es necesario agregar que prácticamente todos los niños suecos por debajo del año de vida participaron del ensayo. Se esperaban 20 muertes y se observaron 45 (más una accidental) y a pesar de ello, este incremento tan significativo fue encubierto afirmándose que ninguna de las muertes tenía relación con la vacunación, aún cuando algunas muertes se habían producido dentro de las 24 horas o pocos días después de la vacunación. Los vacunadores no lograron erradicar el sarampión, pero ahora sí afirman haber reducido la incidencia de la enfermedad entre 1970 y 1987.

No obstante, se ha publicado que en las comunidades Amish, muy poco vacunadas, no se había denunciado ni un solo caso de sarampión entre 1970 y 1987. Luego, a partir de 1987, tanto las comunidades Amish no vacunadas como las comunidades externas muy bien vacunadas comenzaron a experimentar importantes epidemias de sarampión. Obviamente, la vacunación era totalmente irrelevante. Es muy probable que las constantes y pequeñas epidemias de sarampión entre 1970-87 en los vacunados hayan sido causadas por las vacunas, haciendo que el sarampión se mantuviera vigente. En verdad, las epidemias de sarampión y tos convulsa en Estados Unidos y cualquier otra parte se dan principalmente en poblaciones totalmente vacunadas.

En lugar de admitir con honestidad que la vacunación había fracasado, los vacunadores recurrieron a tergiversaciones y mentiras atroces. La peor es la del Síndrome del Bebé Maltratado. Adjunto mi propio trabajo sobre este tema, enfatizando que todos esos desprendimientos y hemorragias de retina considerados pruebas contundentes de trauma (tales como el zamarreo de los bebés por parte de sus padres o niñeras) pueden ser y son efectivamente ocasionados por las vacunas, tal como lo demuestran los trabajos adjuntos publicados en The Lancet, entre otros.

En verdad, no necesitamos hacer más investigaciones, ya se ha publicado todo lo que tenemos que saber para darnos cuenta de que las vacunas no previenen las enfermedades sino que están causalmente implicadas como responsables de las mismas así como de reacciones muy serias. Le envío mi libro Vaccination basado únicamente en el estudio de la literatura médica. Sabiendo esto, he llegado a la inevitable conclusión de que no necesitamos absolutamente de ninguna vacuna. Existe una única inmunidad, la natural, la cual se logra a través de las enfermedades infecciosas contraídas en la niñez. Ningún niño a esta edad tendría por qué morir a causa de estas enfermedades: si así fuera, sería por impericia médica. Como ya lo indiqué en los seminarios sobre los peligros de la vacunación, organizados por el Royal Australia College of GP's (el programa de capacitación de postgrado para médicos generalistas), para los cuales fui invitada a presentar mi ponencia contra las vacunas. Cuando médicos prescriben antibióticos para un niño con sarampión, lo que están haciendo es empeorar el cuadro. Los antibióticos constituyen otro sórdido capítulo en la agresión médica al sistema inmunológico, eliminan la flora intestinal, suprimen el sistema inmunológico y ocasionan graves efectos colaterales, en niños que padecen enfermedades infecciosas. Algunos grupos, que advierten sobre los efectos colaterales de las vacunas, pueden decirle a ud que soy radical. No solo considero que esto es altamente difamatorio, sino extremadamente ilógico e insensato: ¿acaso es uno radical por saber lo que yo sé (lo cual incluye una amplia publicación de evidencias de que las vacunas no proporcionan ningún beneficio, dado que no otorgan protección contra las enfermedades infecciosas, y que las reacciones son muy frecuentes, afectando prácticamente a todos los niños vacunados en menor o mayor grado) y por consiguiente, es uno radical por estar en contra de todas las vacunas? ¿Se es razonable mientras se sabe que aproximadamente uno de cada 270 niños en California padecen autismo, que uno de cada 250 niños americanos sufren algún tipo de problema en el aprendizaje o la conducta, sin olvidar que uno de cada 500 niños desarrollan leucemia y cáncer los cuales son también ocasionados por la vacunación, y sabiendo además que las enfermedades infecciosas son beneficiosas para los niños porque hacen madurar el sistema inmunológico, marcando etapas en el desarrollo? ¿Y todavía se siguen buscando mejores vacunas?

No existe tal vacuna: la introducción de agentes patógenos (y muchos otros agentes contaminantes y substancias tóxicas) no van a garantizar la inmunidad. Oficialmente, la investigación inmunológica ha ido demostrando desde principios de este siglo que la inyección de vacunas no inmuniza: sensibiliza, hace que los receptores sean más susceptibles a las enfermedades que supuestamente las vacunas deberían prevenir, y además los convierte en huéspedes de infecciones bacterianas y virales no relacionadas. Los niños vacunados sufren de una interminable serie de infecciones de oído que solamente en los Estados Unidos tiene un costo de aproximadamente 3000 millones de dólares anuales.

Una joven australiana, residente en Inglaterra, organizó uno de mis numerosos seminarios allí y me contó que su padre le había dicho " Vé a los seminarios de Viera y no vacunes a tus hijos. Todos esos problemas de infecciones auditivas como la otitis media serosa o "glue ear" son ocasionados por las vacunas". Cuando le pregunté quién era su padre, me contestó " Es otorrinolaringólogo en Brisbane, Australia ". También le pregunté si él le pedía a otros padres que hicieran lo mismo. Este no es el único ejemplo de la deshonestidad del sistema de vacunación, quienes temen tomar su propia medicina.

El Medical Observer de Australia publicó mi respuesta al ataque realizado por un defensor fanático de la vacunación en la cual lo desafiaba a continuar el debate en televisión y que se hiciera inyectar las vacunas que se les aplicaban a los bebés, pero ajustadas según su peso corporal, por un médico de mi elección y en mi presencia (se adjunta el artículo).No hemos tenido noticias de él. Considero que éste es un pedido razonable que se le puede hacer a todos los vacunadores. Sin mencionar el horror en sus ojos. Creo haber más o menos delineado algunos de los hechos esenciales sobre la vacunación. La vacunación obligatoria en Estados Unidos es verdaderamente un insulto arrogante a la constitución americana, a la libertad de elección, y a la simple decencia humana, además de representar a la tiranía médica. Esta práctica debe interrumpirse si Estados Unidos quiere seguir proclamándose como garante de libertad para todos contra todas las formas de tiranía. La caridad comienza por casa.

Fuente:
Fundación The Eagle http://www.eaglefoundation.org
[Vaccination] [Dra. Viera Scheibner]

 

www.librevacunacion.com.ar
webmaster MB - Este site ha sido pensado para ser visto en 800x600 pixels.